Marketing mix

Promociones peligrosas

La cadena de pizzerías Domino’s, fundada en 1973 y hoy presente en todo el mundo, fue la inventora de la garantía «de los 30 minutos»: aseguraban que el pedido llegaría en menos de media hora, o de lo contrario no cobrarían por la pizza. Una buena idea para en sus comienzos poder competir con otros rivales, y que acabó quedándose como lema de la compañía.

Pero esa promesa de puntualidad y eficacia (y pizza recién sacada del horno) también tenía una parte oscura. En los 90 se acumulaban los accidentes de tráfico provocados por conductores de la cadena, que intentando llegar puntuales a las entregas, sobrepasaban el límite de velocidad o hacía maniobras bruscas y peligrosas que acababan mal. En el 92 Domino’s tuvo que pagar su primera demanda millonaria, casi 3 millones de dólares a la familia de una mujer de Indiana que resultó muerta en un accidente provocado por un conductor. En el 93 fueron 15 millones los pagados a una mujer herida en un accidente… esa fue la gota que colmó el vaso, y los directivos de Domino’s decidieron abandonar la garantía debido a que la imagen positiva que pretendía proyectar acarreaba una imagen negativa aún mayor, de conductores conduciendo irresponsablemente por las calles.

(La garantía fue abandonada en EE.UU. y Europa, pero a día de hoy, la promesa de los 30 minutos sigue funcionando en unos pocos países, como Colombia, India, Camboya, Vietnam, Malasia, Singapur, Tailandia y Turquía.)

Bonus:

El año pasado, coincidiendo con el debate de drones si – drones no, Domino’s lanzó este video en YouTube sobre sus “primeras pruebas de reparto de pizza a domicilio con drones”. Una buena jugada que le consiguió publicidad gratuita durante esos días.

foto: Chuck Coker

Have your say