Marketing mix

Marketing sin presupuesto

Cuando era pequeño solía ir con mi madre a comprar la fruta con mi madre en la frutería de Valeriano.  Valeriano era un personaje carismático que sabía mantener conversaciones con todas las compradoras y conocía todo lo que sucedía en el barrio. Un día se asignaron unos terrenos a un centro comercial. Pryca se acercaba. Al año siguiente, Pryca era una realidad.

Valeriano no se amedrentó y decidió recibir a Pryca con un cartel hecho con papel de envolver marrón y pintura de pared. El cartel decía: «Valeriano, mucho más que el Pryca». Demoledor mensaje. Su marketing mix se vio reforzado por un nuevo servicio de entrega a domicilio, pero con una particularidad: las compradoras iban a elegir la fruta (y a enterarse de lo que se movía en el barrio) y después el chico que trabajaba con Valeriano le llevaba la compra a casa.

Valeriano perdió un parte importante de su mercado, pero sobrevivió al tsunami Pryca.

Hace unas semanas, necesitaba un profesor de inglés americano que me ayudara a preparar un discurso. Como estaba en Japón, no tenía a nadie conocido a mano, así es que comencé a buscar. Encontré una «academia» que tenía una campaña de comunicación «Valerianos´s design«. Les llamé, pero no tenía ni una hora libre. El modelo Valeriano a veces funciona. Tuve que encontrar mi profesor en una de las grandes academias de Japón.

Have your say