Marketing mix

Hazte un Hofmann

Este fin de semana hablaba con unos amigos de que estaba viendo que, a pesar de mi pereza para hacerlo, sería conveniente animarme a hacer un álbum impreso con mis fotos preferidas, pues he leído hace poco que la vida media de un disco duro es de 6 años (pánico de repente, ¿verdad?), y que después de eso, las fotos digitales pueden empezarse a corromper.

Una de mis amigas me dijo «pues hazte un hofmann, es bastante fácil y rápido». Hacer un hofmann… y todos lo entendimos. Departamento de marketing de Hofmann, si estáis leyendo esto, espero que se os esté cayendo una lagrimilla de felicidad.

Al pan de molde se le llama pan bimbo y al papel de plata papel albal, y este es el sueño de muchas otras marcas, que su nombre designe en general un producto. Cuando eres el primero en traer algo al mercado, como es el caso de Hofmann y sus albumes digitales, tienes más papeletas, pero no es algo que pase siempre, es una combinación mágica cuyos ingredientes sólo conocemos en parte.

hoffmannHoy casualmente he buscado en una estantería muy arriba y me he encontrado… ¡dos álbumes Hofmann! pero de los de las páginas con forrito transparente para pegar las fotos dentro. Por las fotos que hay dentro, debe ser de mediados de los 80. ¿Así que Hofmann ya existía? Pues desde luego se ha sabido adaptar muy muy bien a los tiempos. Lo que debío parecer su muerte, cuando la fotografía pasó a digital y dejó de revelarse en papel, fue su oportunidad. Ahora ya se un poco más de ellos y comparto con vosotros este caso de éxito:

La empresa fue fundada en Valencia en 1922 por un emigrante alemán, y se dedicaba a imprimir biblias y misales en latín. En los 70 y 80 ya fabricaban álbumes, pero su consumo era aún bajo, así que empezaron también a vender marcos de fotos. Cuando llegó la fotografía digital, tuvieron que volver, una vez más, a replantearse el negocio. En 2005 lanzaron sus álbumes digitales y se convirtieron en el número 1 de este producto.

Como guinda final, este pasado Noviembre fueron comprados por los ingleses PhotoBox, dedicados también a la impresión de fotos a través de internet, y que han visto en Hoffmann una forma ideal de expandirse en España y Europa.

Have your say