Marketing mix

Explosión de franquicias

Voy andando por una de las calles centrales de mi ciudad, y veo que igual que hubo hace años ya una explosión demográfica de agencias inmobiliarias, las modas van cambiando y en este último año lo que ha triunfado a nivel franquicia han sido 3 cosas.

Una de ellas ya caduca: las tiendas de cigarros electrónicos, gran fracaso después de que leyes y sanitarios no dejaran claro del todo si son dañinos o no, pero nos dejaran dudas importantes.

Las otras dos, las tiendas de perfumes de imitación, y los yogures helados.

Sobre el funcionamiento y modelo de negocio de los perfumes hablaremos otro día, hoy vamos a hablar de esas tiendas de yogur con toppings que aparecieron por doquier de repente en nuestras calles.

Llaollao y Smöoy nacen del seno de una sola familia, que lleva casi un siglo dedicándose al helado tradicional.  No han tenido sólo éxito dentro de nuestras fronteras, sino que están teniendo una positiva expansión internacional, y ya podemos encontrar sus franquicias en Marruecos, Francia, Rusia y China entre otros países.  Su producto se asocia con los conceptos de natural y sano (sus consumidores lo perciben así), y según cifras declaradas a Cinco Días, Llaollao ha llegado ya a la cifra de facturación de 30 millones al año y Smöoy a los 40. Sus planes de expansión internacional son potentes.

Al igual que muchos casos de franquicias de éxito, en seguida surgieron competidores con el mismo negocio, incluso Danone lanzó su propia cadena. Pero a día de hoy son sólo estas dos las que se conservan fuertes y son las reinas del negocio.

Foto: stu_spivack

Have your say