Time Machine

El rumor como estrategia de comunicación

Holocausto Caníbal (1980)  fue una película de bajo presupuesto que usó el rumor como estrategia para convertirse en la producción de la que más se habló en la época. Fue precursora en usar el truco,retomado posteriormente por El proyecto de la Bruja de Blair y muchas otras, de las grabaciones encontradas: Un grupo de jóvenes desaparece (en la selva amazónica en esta ocasión), a donde habían ido para rodar un documental. La película continúa con un antropólogo que es enviado a buscarlos, descubriendo que han sido asesinados por la tribu Yanomami. Estos todavía conservan las cintas de video, así que el antropólogo se las lleva; cuando ve su contenido descubre cómo han sido los últimos y sangrientos días del grupo de rodaje.

Holocausto Caníbal fue una película de gran controversia debido a sus explícitas y realistas imágenes de violencia, que incluyen asesinatos, despedazamiento de animales, decapitaciones, desmembramientos, violaciones… siendo prohibida por este motivo en numerosos países.

El director y productores, conscientes del revuelo que causarían las imágenes, hicieron previamente firmar un documento a los actores prohibiéndoles aparecer en ningún medio durante el año siguiente al lanzamiento de la película, y por supuesto no podrían aparecer tampoco en la gala del estreno. Poco a poco se extendió el rumor de que los actores habían sido realmente asesinados durante la grabación.

El resultado fue que la  película fue confiscada en Italia diez días después de su primer pase, y su director fue arrestado; para defenderse de la acusación de asesinato tuvo que juntar a los cuatro actores principales a fin de que dieran “prueba de estar vivos”. El director aprovechó hábilmente esta situación para ir con ellos a un programa de televisión a contar la rocambolesca historia y de paso explicar algunos de los trucos usados para lograr unas imágenes tan reales y sangrientas. La película acabó siendo un éxito en taquilla a pesar de las prohibiciones en algunos países, y hoy en día es un título de culto para los fans del cine de terror.

En 1999 El proyecto de la Bruja de Blair siguió una estrategia parecida: usando el elemento común del metraje encontrado y presentando el film como un documental, consiguió generar un gran hype en torno a la película que derivó en la recaudación en taquilla.

Foto: Leo Hidalgo

Have your say