Marketing mix

Del nicho al gran público: la simplificación en los videojuegos II

Ejemplo práctico: Blizzard Entertainment y Hearthstone: Heroes of Warcraft

En un post anterior hemos hablado sobre algunos de los motivos que han llevado a la simplificación de los videojuegos, sus pros y sus contras. Ahora vamos a hablar de Hearthstone: Heroes of Warcraft, un ejemplo de cómo se puede simplificar un juego sin que pierda su esencia, contentando tanto a los públicos más casual como a los más hardcore.

Hearthstone es un juego de cartas digitales coleccionables, inspirado en el mítico Magic: The Gathering, hasta hace poco el juego de referencia en el género.

Para los que no conozcan Magic, es un juego bastante complejo en el que dos personas se enfrentan, cada una con su mazo de cartas, en partidas que pueden durar horas. Sin duda tiene una gran comunidad de jugadores pero no deja de ser un nicho con un perfil muy determinado, y muy alejado del gran público.

En un panorama inundado por juegos de “disparos” y aventuras en primera persona, con grandes alardes técnicos y casi fotorrealistas, nadie se acordaba ya de los juegos de cartas… menos la desarrolladora californiana Blizzard Entertainment, que vio en el género una gran oportunidad.

Fiel a su filosofía a la hora de crear juegos “Fácil de aprender, difícil de dominar”, Blizzard ha conseguido englobar con Hearthstone a dos públicos que parecían irreconciliables, ofreciendo un juego con una curva de aprendizaje muy suave, que admite a jugadores totalmente noveles al principio, pero que exige el máximo a aquellos que quieran ser los mejores de su región.

Hearthstone no sustituye a Magic (comercializado por la empresa Wizards of the Coast), pero lo reinterpreta adecuándolo a la perfección al sigo XXI. Hoy más de 30 millones de personas lo juegan, algo totalmente impensable hace tan sólo 2 años.

Algunas de las claves del éxito de Hearthstone: Heroes of Warcraft

  • Es muy fácil aprender a jugar
  • Las partidas son rápidas y divertidas
  • Es digital y gratuito
  • Se puede jugar por internet, siempre encontrarás un oponente de tu nivel
  • Está disponible para todo tipo de dispositivos móviles y tablets, además de PC y Mac
  • Es muy difícil entrar entre los mejores de tu región (reto para público hardcore)
  • Tiene un diseño accesible y muy intuitivo
  • Las cartas se basan en otros juegos de Blizzard, lo hace atractivo para todas sus comunidades (esto fue indispensable para crear la primera base de jugadores)
  • Existe un panorama competitivo con premios muy atractivos
  • Se actualiza constantemente ofreciendo nuevos retos para retener a los jugadores

Y tú, ¿Has probado a echar una partida de cartas virtuales?

Foto: Sergey Galyonkin

Have your say