Marketing mix

Bolsos con nombre propio

Gucci ha experimentado muchísimos cambios a lo largo de su vida como marca, casi 100 años de recorrido desde su nacimiento, como compañía fabricante de maletas y maletines, en Florencia en 1921. Los primeros años se centraron en vender artículos de cuero de alta gama, y poco a poco la firma empezó a ser visitada por clientela internacional, que ayudó a expandir el conocimiento de marca fuera de Italia.

En los años 50 abrieron su primera tienda en Nueva York, donde dan el salto definitivo a la fama, gracias a que sus productos empezaron a ser usados (y mostrados en público en sus apariciones televisivas o en la prensa) por celebrities de la talla de Jackie Kennedy, Grace Kelly o Audrey Hepburn.

Fue entonces cuando Gucci tuvo la idea de nombrar a uno de sus bolsos con el nombre de una de sus mejores clientas, en este caso el bolso se llamó «Jackie O», por la ahora Jackie Onassis, la que fuera mujer de Kennedy hasta su asesinato,  y una de las mujeres más famosas y elegantes del momento. Esta estrategia catapultó todavía más a la marca. Unir su nombre al de una mujer que representaba el culmen de la elegancia y estilo aumentó más aún la prestigiosa aura de Gucci y le atrajo muchísima publicity. En la década de los 70 Gucci ya era una marca verdaderamente global, con tiendas en Tokyo, Hong Kong, París, Miami o Londres.

Aunque Gucci fue la pionera en ponerle a un bolso en nombre de una mujer que sirviera de hito aspiracional para sus clientas, no ha sido la única marca de lujo en hacerlo. Le siguió Hermés con sus bolsos Kelly (por la entonces también famosísima Kelly, con su belleza y estilo clásico) y Birkin (por Jane Birkin, modelo y actriz,  musa de la modernidad en los años 60 y pareja de Serge Gainsbourg, con un estilo más juvenil y arriesgado).

Hoy en día Mulberry sigue con esta tradición, buscando nombrar a sus bolsos con  los apellidos de musas actuales como el Chung (por Alexa Chung), Cara (por Cara Delevigne) o el Del Rey (por Lana) que logren atraer atención mediática hacia sus productos.

 

Foto: Paulo Brambilla

Have your say